Indicadores Financieros

Innovadores

El primer centro comercial virtual está listo ¿cómo nació?. José Alexánder Jiménez, Michelle Cabrera y Luis Francisco Hernández apoyados por un equipo de trabajo esperan internacionalizar el primer centro comercial virtual.

José Alexánder Jiménez, Michelle Cabrera y Luis Francisco Hernández apoyados por un equipo de trabajo esperan internacionalizar el primer centro comercial virtual.

El primer centro comercial virtual está listo ¿cómo nació?

Se llama Giferent y es una idea de colombianos, quienes debutarán en el competido mundo de las ventas online a través de una plataforma que recrea un centro comercial tan real como los de verdad.

Luis Francisco Hernández, cucuteño de nacimiento, ingeniero electrónico de profesión, especialista en gerencia de empresas de telecomunicaciones y como si fuera poco con MBA a bordo, siempre tuvo como pasatiempo crear páginas web hasta que hace tres años se obstinó por inventarse el primer centro comercial virtual y lo logró.

Con la convicción que ha caracterizado a los grandes innovadores llamó al ingeniero de sistemas y programador José Alexánder Jiménez para convencerlo que le ayudara en el proyecto y le advirtió que no habría remuneración por la razón más sencilla: no había plata.

En 2011 cuando el centro comercial virtual estaba construido solamente al 50% se presentaron a un Campus Party, la idea se convirtió en boom tecnológico y desde este 22 de febrero ya completamente terminada hace su debut en todo el país.

“La idea del centro comercial es vender productos de las marcas tal cual como las hay en un centro comercial” según su creador.

Lo IN - novador

El primer centro comercial virtual se llama Giferent, tiene tiendas de ropa, calzado, accesorios y hasta plazoleta de comidas.

Michelle Cabrera que se unió al proyecto para complementarlo como especialista en marketing asegura que la bondad de Giferent radica en que es un sitio donde la gente puede encontrar lo que quiera para ella o para regalar y estando en la oficina, la casa, en un café o en la playa.

Las personas pueden registrarse y publicar listas de deseos, de regalos y de gustos. En la primera escriben lo que quisieran comprar o que les regalaran, en la segunda lo que han comprado y en la tercera lo que no les gusta.

También es una especie de comunidad social que permite ver lo que les gusta a los compradores para que amigos o familiares lo tengan en cuenta cuando quieran sorprenderlos o para que otros usuarios antes de comprar lean las recomendaciones, apuntes y consejos sobre los artículos que otros ya han adquirido.

Plus diferenciadores

El centro comercial virtual se diferencia de otras tiendas online porque no compra los artículos a las marcas, ni los almacenan, ni los vende, sino que quien compra lo hace directamente en la tienda y de existir algún tipo de reclamo es allá donde se debe dirigir.

Lo que promete el sitio es un sofisticado rastreo, vigilancia y entrega de la compra, es decir como un centro comercial real, explica Michelle.

Las compañías que hacen parte de Giferent tienen la posibilidad de ver cuántos visitantes están en línea, lo que están comprando, sin son hombres o mujeres, los productos más deseados, los que ya tienen o los que no quisieran que les regalaran, estadísticas que les sirven para crear estrategias de ventas.

Los usuarios podrán tener acceso a privilegios, como el de poder adquirir productos recién sacados al mercado antes que quienes visiten una tienda real, algunos almacenes de ropa han prometido poner sus últimas colecciones primero en Giferent y luego llevarlas a las zonas de venta directa.

Una vez más está demostrado que el emprendimiento no necesita de grandes cantidades de dinero, sino de millonarias ideas.


Publicidad
Finanzas en Facebook
PUBLICIDAD