Cómo invertir su dinero

Mientras el panorama económico global se clarifica, lo mejor es ser prudente en esta segunda mitad del año. Menos acciones y dólares, más renta fija y finca raíz.

Archivo Semana Archivo Semana

La primera mitad del año resultó tremendamente complicada e incluso sorpresiva para los mercados financieros y los inversionistas del mundo. Luego de un arranque positivo –en el cual se pensaba en una sólida recuperación mundial–, el entorno internacional comenzó a cambiar y a recrudecerse.

Con esto, los portafolios de inversión redujeron sus rentabilidades y los mejores desempeños del primer semestre provinieron de los más conservadores, que invierten más en renta fija.

El segundo semestre del año pinta igual de complicado. Por lo menos hasta que no se disipen las preocupaciones en torno a la crisis fiscal en Europa y Estados Unidos. El panorama es bastante incierto pues la solución de estos problemas depende de consensos políticos difíciles de alcanzar en periodos pre-electorales.

Commodities. Imparables

A pesar de sus altos precios, seguir en metales preciosos como el oro, la plata y el paladio es una excelente alternativa mientras se calma el panorama global. Se puede invertir en acciones de compañías de este sector o en algunos fondos que se han creado en Colombia. Incluso Fiducor lanzó un instrumento que permite adquirir los lingotes que custodia un banco canadiense y que en el caso extremo de una quiebra del fondo, el inversionista recibe el lingote. No obstante, no hay que esperar las altas valorizaciones que ya se dieron y sería más como refugio.

Luego vienen otros commodities como los energéticos y metales industriales como el cobre y el zinc, en los que ya se comienza a presentar déficit en el mundo. Por último, estarían los bienes agrícolas que a largo plazo son una excelente alternativa.

Monedas. Nada de dólares

Hay que continuar alejados de los dólares y de los euros, monedas de los países que hoy son el epicentro de los problemas mundiales. Según Manuel García, gerente general de Old Mutual-Guodian Life Insurance en China, la recomendación para un inversionista colombiano sería tener mucho más pesos dentro de su portafolio así como monedas emergentes como el real brasileño, el peso mexicano y algo de divisas asiáticas. El yuan chino se seguirá apreciando frente el dólar norteamericano, afirma. Claro que estos países podrían tener intervenciones cambiarias que limiten su aumento.

Las monedas de países triple AAA (diferentes de Estados Unidos) con economías sólidas como el franco suizo, el dólar canadiense y el australiano, entre otros, podrían ser una buena opción “especialmente si a Estados Unidos le bajan la calificación o entra nuevamente en recesión”, afirma Andrés Pardo de Corficolombiana. Lo cierto es que el dólar va a seguir débil y volátil mientras que el peso seguirá apreciándose ante los grandes flujos de capital que seguirán llegando a nuestro país (así el Gobierno intervenga el mercado).

De todo como en botica

Son estas coyunturas difíciles las más retadoras y donde se conoce quiénes son realmente los mejores administradores y asesores de inversión. Por esto, hay que estar atento a los nuevos productos como carteras colectivas y fondos de capital privado, por ejemplo, que están lanzando al mercado las diferentes entidades.

Dentro de las nuevas carteras colectivas y, gracias a la integración con los mercados de Chile y Perú, comenzaron a surgir fondos en acciones especializados en un sector específico. Inicialmente surgieron las de hidrocarburos, pero, dado que estaban volcadas hacia petroleras canadienses que tuvieron fuertes caídas, no tuvieron un buen arranque. Skandia abrió un fondo con acciones de aerolíneas (Avianca y LAN) y de empresas de servicios petroleros que ayudan a compensar cuando sube el petróleo que, a su vez, es uno de los insumos que más golpea el transporte aéreo. Esto es, dos sectores con una correlación inversa. Por su parte, Correval lanzó un fondo de commodities y otro internacional para acceder a estos mercados con bajos montos y sin riesgo cambiario, pues ellos se encargan del cubrimiento.

Si no quiere apostarle a una empresa en particular y quiere una mayor diversificación, es conveniente utilizar ETFs, que son fondos que replican el comportamiento de alguna región y/o sector. Recientemente, BlackRock –uno de los mayores gestores de fondos del mundo– lanzó un ETF sobre el Colcap.

Otra alternativa son los denominados fondos de capital privado, que son muy especializados para invertir en empresas no listadas y sectores económicos como palma, agroindustria, Pymes con servicios especializados y, en general, empresas de alto potencial. Si bien este es un vehículo para inversionistas calificados, Colfondos y Seaf crearon un portafolio que permite el acceso desde menores montos de inversión ($30 millones).

Por otra parte, una buena alternativa en tiempos turbulentos es asegurar la educación de sus hijos con ahorro. Por ejemplo, Porvenir ofrece una alternativa para ahorrar alrededor de $29,7 millones en 4 años y asegurar el pago de la universidad, con las ventajas tributarias que dan los fondos de pensiones.

Finca raíz en el exterior

El dólar barato y los bajos precios de la finca raíz en Estados Unidos son una interesante oportunidad para invertir en ese país.

El mercado hipotecario de Estados Unidos no levanta cabeza, lo cual significa que podrían darse caídas adicionales en los precios de la finca raíz. Esto significa oportunidades de entrada para los colombianos que se benefician también de un dólar barato. Sin embargo, hay que ser selectivos y asesorarse por alguien que conozca bien esos mercados. Además, son oportunidades para inversionistas con altos capitales y a largo plazo, pues el riesgo de una nueva recesión en Estados Unidos no está totalmente descartado. No obstante, según Hernán Pineda, gerente de Cape Coral Lots, ante esta coyuntura la finca raíz se convierte en un refugio y, prueba de ello, es que los arriendos están al alza.

La sorpresa

Los títulos de renta fija que no están en la mente de los expertos son los emitidos en el exterior, como los yanquis y los TES globales, pues estos son los más afectados con la turbulencia internacional. Paradójicamente, los bonos de deuda estadounidense (treasuries) no se deben descartar por completo, pues con todo y la amenaza de una cesación de pagos, no se han desvalorizado considerablemente y eso hace que se mantengan entre las opciones de los inversionistas. 
Renta fija. El ‘palo’

Sorpresivamente, la renta fija terminó siendo la mejor inversión en el país durante el semestre, con rentabilidades que alcanzaron hasta 10%. Sin embargo, el panorama no es igual de promisorio para el segundo semestre, pues ya no están las mismas condiciones que ayudaron a que los TES (el símbolo por excelencia de la renta fija) y los papeles de deuda corporativa fueran tan atractivos.

El primer cambio está por el lado de la inflación, cuyas expectativas a principio de año estaban mucho más altas que hoy (los analistas preveían en enero que el costo de vida iba a terminar 2011 en 3,57%, y en julio su pronóstico ya iba en 3,30%), lo que hizo que en los primeros seis meses del año los títulos indexados a la UVR fueran buen negocio. Ahora, la recomendación está en los de tasa fija y en particular en los que vencen en el mediano y largo plazo, explica Catalina Tobón, gerente de estrategias de portafolio de Skandia.

Las finanzas públicas son otro factor que cambió entre el primer y el segundo semestre, pues cada vez hay mejores expectativas, gracias al mayor crecimiento, un recaudo tributario creciente y la recuperación del grado de inversión. Eso aumenta la demanda por TES (tanto interna como externa) y con ella suben los precios.

Por el lado de la deuda corporativa, la ventaja es que este año hay menos emisiones que el pasado y eso hace que también sean papeles muy apetecidos. Daniel Niño, jefe de investigaciones de Bancolombia, explica que en este caso es más difícil homogenizar los rendimientos, pero que estos han estado entre 7,70% y 7,80% y que este año pueden llegar a 7%.

Finca raíz. A escoger bien

Lotes y bodegas en zonas francas, locales a la calle en ciudades distintas a Bogotá, así como inmuebles en zonas de operación logística y viviendas de estrato medio son algunas recomendaciones en finca raíz para lo que resta de 2011.

Por el contrario, oficinas en zonas sobredemandadas, con metros cuadrados superiores a $10 millones o viviendas de estrato alto en Cartagena, se mantienen como opciones menos recomendadas, debido a que su margen de valorización es limitado.

“Hay mucha carne y mucho hueso”, dice Rafael Alfredo Ángel, vicepresidente de carteras colectivas de Fiducor. Agrega que la clave está en elegir bien, comenzando por conocer la zona en la que está ubicado el inmueble, sus títulos de propiedad y que no tenga problemas para ser arrendado.

Ante estas dificultades, la recomendación es acudir a los fondos inmobiliarios que a diferencia de la compra directa del inmueble, permiten diversificar el riesgo, pues se suman varios alquileres y se puede compensar si alguno incumple o si la vacancia demora más de lo previsto. En la actualidad, hay más de siete fondos de este tipo (el Patrimonio Estrategias Inmobiliarias (PEI), Occinmuebles de Fiduciaria de Occidente, Inmoval de Correval y los administrados por entidades como Bancolombia, Interbolsa, Inverlink y Ultrabursátiles)
Para Roberto Cáceres, director de Colliers en Colombia, hay un exceso de liquidez que impulsa los precios de la finca raíz, pero advierte que no todo es bueno. Por ejemplo, un local con muchos pretendientes al final se compra muy caro. La vivienda nueva, según el Dane, se encareció 9,78% anual en el primer trimestre.

Bucaramanga fue donde subió más (11,19%) y Pereira donde avanzó menos (4,85%). Así mismo, el índice de vivienda usada del Banco de la República está más alto que en 1995, antes de la crisis hipotecaria. “Este es un sector cíclico y estamos en la cresta, pero buscando con lupa y consiguiendo contratos de arriendo de largo plazo, es factible pasar el descenso y volver a ganar cuando venga la recuperación”, señala Cáceres.

Acciones recomendadas. El top

Los sectores más apetecidos siguen siendo los ligados al mercado interno y a las “locomotoras”, como petróleo y energía, financiero e infraestructura. Con un boom que apenas está arrancado y un país inexplotado, muchos les siguen apostando a compañías petroleras como Ecopetrol e incluso Pacific Rubiales, a pesar de ser un sector riesgoso. Davivienda y Bancolombia son los primeros beneficiados ante un mayor crecimiento de la economía y el dinamismo de la cartera de crédito. Mientras con la reconstrucción y los nuevos proyectos de infraestructura y vivienda se beneficiarán empresas como Cementos Argos, Tablemac y Conconcreto. Por último, hay que estar atento a las condiciones de las nuevas emisiones y emisores como Petrominerales para aprovechar los descuentos con que saldrán.

Si el panorama externo se complica, lo mejor sería buscar acciones más defensivas y estables como servicios públicos y alimentos. Esto es, empresas como Isagen, Isa y Colinversiones, así como Éxito y Nutresa, luego de su exitosa emisión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.