¿Por qué fijarse en una ‘buena nota’ antes de invertir?

Cuando una empresa, fondo o administrador de inversiones registra un movimiento en su calificación, debe estar pendiente porque este podría ser una buena ‘brújula’ de la seguridad con la que manejan sus recursos.

123RF 123RF

A la hora de invertir, además de disponer de un dinero ‘extra’ para poner a trabajar sus recursos, también debe fijarse en su perfil de riesgo, el rendimiento (grábese la premisa de que ‘eso tan bueno no dan tanto’) y un asunto para muchos mínimo: la calificación de la entidad y de los productos que ofrece.

Quizá usted, que está recién llegado al mundo de las inversiones, ha escuchado un montón de letras desde la A hasta la D y símbolos como el más (+) y el menos (-). ¿Qué significan y para qué son útiles? En realidad no se trata de muchas letras, simplemente están distribuidas desde la D (que significa ‘default’, es decir, cuando la deuda es incumplida) hasta la A (el grado de más alto de credibilidad a una inversión).

Y los símbolos representan la perspectiva de la próxima calificación. El más (+) indica que la posibilidad de una mejora en la nota es alta; sin símbolo quiere decir que la perspectiva es estable y el menos (-) que hay una alta posibilidad que la próxima nota sea menor, en el corto o mediano plazo. Estas notas de riesgo de una inversión las otorgan las firmas calificadoras, algunas de las más reconocidas son Fitch Ratings, Standard & Poor’s, Moody’s, que según Incae Business School, manejan el 90% de este mercado.

FP recomienda: Siga estos consejos para hacer su primera inversión

Lo anterior se puede explicar por medio de este ejemplo. La comisionista Acciones y Valores recibió de parte de Fitch una mejora en la calificación a su fondo Accival Vista, con la nota S1AAAf. Por ser triple A, quiere decir que es una inversión de bajo riesgo del mercado, y la S1 y la letra f corresponden a notas que refuerzan esa evaluación que se hace a la inversión.

¿Para qué es útil saber la nota de una inversión?

Wilson Tovar, jefe de Investigaciones de la comisionista Acciones & Valores, dio algunas razones claves que justifican la necesidad de fijarse en una ‘buena nota’.

1. Le permite determinar el riesgo de la entidad o producto financiero en donde invierte sus recursos.  Hay que dudar de las rentabilidades excesivas y fijarse qué calificación hay detrás. Por lo regular, a mayor riesgo, es más baja la calificación crediticia. Si le pintan bondadosos productos financieros con rentabilidades que se desbordan, ¡Pilas! encienda las alertas y tenga precaución. También compruebe si la entidad que se los ofrece es vigilada por la Superintendencia Financiera, en el caso local.

2. Independencia. Es importante que como inversionista piense que la calificación de administradores de activos de inversión (es decir, la entidad financiera), permite ofrecer un análisis independiente de la plataforma de inversiones y operaciones con las que cuentan las entidades. Esta evaluación le permite al inversionista encontrar un análisis que incluye consideraciones sobre la posición financiera del administrador y su sostenibilidad en el corto plazo.

Siga leyendo: Este es el truco para una buena inversión del dinero

3. Permite que el inversionista sepa más sobre la compañía ‘en donde pone la plata’. Aspectos como la relación con los accionistas, la situación financiera y laboral, así como la reputación de la compañía, son analizados por la entidad calificadora. Así que si le están mostrando una ‘súper inversión’ y no hay una calificadora detrás, dude.

4. Una calificadora es como un árbitro: detecta una falta y la ‘canta’: por ello, una firma de este tipo revisa la forma y el protocolo mediante el cual se realizan las inversiones, incluyendo el análisis detrás de esas decisiones de inversión. También analiza la seguridad y funcionalidad de la plataforma para hacer las operaciones y la calidad y relevancia de los informes a los que tienen acceso los inversionistas. Tampoco deja de lado el manejo de los datos.

5. Va a la fija. Con las calificaciones se busca brindar una referencia de calidad. Las calificadoras buscan determinar un nivel mínimo de calidad, a partir del cual se pueda recibir una calificación. Los participantes que no cumplen con los estándares mínimos no reciben calificación. En el caso de que una administradora de inversiones resulte aprobada podrá recibir una calificación de “buenos estándares”, “altos estándares o la máxima o “muy altos estándares”. Si una administradora previamente aprobada no logra volver a cumplir los estándares mínimos recibe una calificación de “Por debajo de los estándares” o “Estándares Inadecuados” y luego se queda sin calificación si no vuelve a ser aprobada.

Con estas claves, usted podrá tener más información disponible que le permitirá tomar una mejor decisión de inversión. Recuerde, el mercado tiene muchas alternativas, unas más seguras que otras, así que ¡Ojo! tenga cuidado con todas las falsas promesas que se ofrecen en la calle porque alguna de ellas, si no se informa bien, podría terminar por afectar su patrimonio, aquello por lo que ha trabajado tan fuertemente.

También le puede interesar: ¿Cómo realizar una primera inversión en los mercados globales?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.