9 formas de ahorrar para lograr lo que se proponga

Guardar cierta cantidad de dinero no es imposible, se trata de que planique y tenga hábitos financieros saludables para lograrlo. Le damos algunos métodos y consejos para que los ponga en práctica.

123RF 123RF

El principal error de muchos colombianos es no saber manejar de forma apropiada sus finanzas, muchos jóvenes y adultos no tienen idea alguna de la función que tienen los productos financieros o de cómo se accede a ellos para sacarle provecho y lo que es peor, no saben ahorrar, razón por la cual mantienen la mayor parte del tiempo endeudados por cosas innecesarias y sin activos que hayan sido producto de una buena  inversión.

El profesor Dan Ariely nos cuenta cuál es la razón de que  gastemos más de lo que ganamos

A la pregunta ¿por qué no ahorra? la respuesta más común es “tengo muchos gastos, no me alcanza el dinero”, esto solo se convierte en una simple excusa que impide ponerse a trabajar en unos objetivos claros y sacrificar el éxito del  futuro.

Porque si usted no hace nada por mejorar su calidad de vida personal o profesional  lo único que va a pasar es que quede estancado en una “supuesta” estabilidad que no tiene ningún sentido, no le de miedo comenzar, hacer cambios o arriesgarse. Los propósitos deben ser el fin por los que usted se levante a diario a trabajar, evite al máximo la rutina si no se quiere aburrirse rápido de su labor.

Ahora sí, si ya tomó la decisión y quiere seriamente empezar a planificar con “cabeza fría” sus ahorros debe poner en práctica estos diez consejos que da Bankrate, pero antes de ello tome papel y lápiz y realice una pequeña ecuación para determinar la cantidad de ahorro que debería realizar cada mes:

Ingreso mensual X 10 / 100 = ahorro mensual

Es decir, que si usted por ejemplo recibe por su salario $ 1.500.000 y adicional un ingreso extra de $ 300.000 por otros conceptos, el dinero que debería guardar en una cuenta o en el marranito cada mes corresponde a  $ 180.000.  

Los consejos

  1. Establezca  una meta de ahorro: funciona igual que una empresa, estas plantean unos objetivos a corto o largo plazo para cumplir con lo que quieren llegar a ser. Lo mismo debe hacer usted, no ahorre solo por ahorrar, establezca una meta que además sea medible, realista, oportuna y que se pueda alcanzar.

Analice primero cuáles son sus fortalezas y amenazas,  después de eso elija el punto de llegada que puede ser el tiempo en el  que espera cumplir su objetivo. No desfallezca tan rápido, recuerde que los hábitos suelen contar con algunos  sacrificios y si por algún motivo no lo logra, evalúe qué pasó y comience de nuevo.

Algo muy importante, escriba en letra grande dicho objetivo y póngalo en la nevera, al pie de su cama, en la oficina, el carro o en el celular, en un lugar visible que se lo recuerde todo el tiempo.

  1. Elija una cuenta de ahorros: no sea “retrógrado(a)”, el dinero ya no se guarda debajo del colchón, es más, en la actualidad se habla de la bancarización para desaparecer en su totalidad el efectivo. El uso de las tarjetas débito y crédito funcionan solo que hay que saberlas usar.

La táctica está en que se asesore bien sobre el producto que va a adquirir según el perfil que usted tenga, indague sobre los intereses que maneja la entidad financiera, la cuota de manejo, los beneficios en puntos o millas y los cargos adicionales  en cajeros automáticos.

3.Ahorros obligatorios: si le cuesta mucho ahorrar, le recomendamos que acuda a descuentos directos por nómina, si en su empresa hay un fondo de empleados comuníquese con ellos para comenzar con un ahorro voluntario u obligatorio, por lo general, cuando es con la segunda opción usted no podrá retirar el dinero que acomulo hasta que se vaya de la empresa o decida salirse del fondo.

Y si está muy endeudado esta es la solución para salir de ellas

  1. Establezca un fondo de emergencia: se trata de un porcentaje de dinero intocable, es una cuota sagrada que solo se debe usar en caso de que usted quede desempleado o se vaya de urgencias a un hospital. La idea es que cuando haya alguna emergencia usted tenga el dinero suficiente para cubrir los gastos por cuatro o siete meses.

No es mucho dinero, se trata de pequeños montos que pueden ir desde los $1.000 según los expertos.

  1. Controle sus gastos mensuales: hágale seguimiento a sus gastos, compra por compra sin importar si es o no un gasto hormiga como el cigarrillo, así sabrá en qué se le está yendo la mano excesivamente y entonces podrá tomar medidas para limitarse con cada compra. Es más, esto es un paso clave hacia la formación de un presupuesto realista que de verdad se puede cumplir.
  2. Establezca un presupuesto:  un buen presupuesto le ayudará a vivir dentro de sus posibilidades, no es necesario tampoco que se cohiba de realizar un plan de vez en cuando o de darse gustos con alguna compra,  pero sí es importante que sea claro con cada cuenta, para ello utilice el método ‘kakebo’.

Esta fórmula también le servirá para saber cuáles son sus gastos totales y cuál es su capacidad de pago:

Gastos fijos + pago de deudas + ahorro + otros gastos = Gastos totales

Sueldo - gastos totales = Capacidad de pago

  1. Sea más inteligente con las compras: no compre compulsivamente, lo más seguro es que cuando haga esto se arrepienta al poco tiempo de ese gasto o peor, que quede en el olvido y jamás lo termine usando. Cuando vaya de compras, busque las promociones, acumule puntos y utilice los cupones siempre que esté a su alcance.
  2. Aproveche las aplicaciones: la tecnología está a la vanguardia y si usted no hace parte de ella no está en nada. Hay apps de finanzas, domicilios, transporte, para compra de casa o geolocalizadores que encuentran promociones cerca de su ubicación que le servirán para ahorrar tiempo y dinero. Solo indague por la internet y descargue las considere útiles y necesarias.
  3. Revise su progreso ... y disfrute de la recompensa cuando llegue a la meta: “pase revista”, esté pendiente de los extractos bancarios, verifique que sus transacciones y ahorros no tengan alguna inconsistencia, esto le permitirá saber dónde está parado exactamente. Y cuando por fin logre sus objetivos siéntase orgulloso y motívese con un regalo o unas vacaciones que lo hagan sentir bien, verá que gastar dinero después de haber logrado algo es una gran satisfacción.

Le puede interesar :Esta chica recortó gastos durante un año ¿cuánto ahorró?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.